Buscar este blog

sábado, 12 de enero de 2013

La inminente muerte del smartphone

Quien podría pensar que los smartphones (teléfonos inteligentes) tienen los días contados. Cuesta creerlo viendo las tasas de crecimiento de las ventas. Sin cifras aun confirmadas, se estima que el 2012 se han vendido en torno a los 821 millones de smartphones y tablets. Hay predicciones para el 2013 que sitúan la cifra en 1,200 millones de unidades.

El desarrollo tecnológico se acelera (ver nota más abajo). Llama la atención la cantidad de recursos destinados por grandes empresas tecnológicas como Google, Apple, Microsoft a desarrollar nuevos productos. También sorprende el volumen de patentes que atesoran.

¿Quien sucederá al smartphone?
A la vista tenemos las gafas (La guerra de las Gafas: Google vs Microsoft vs Apple vs Vuzix) y los relojes SmartWatch. Y por que no imaginar un futuro en el que otros objetos que nos han acompañado durante milenios se enriquezcan con capacidad de computación y conectividad. Podrían ser pendientes, pulseras, brazaletes, collares, anillos...

¿Cuando sucederá?
Este 2013 está claro que no, aún no hay fabricados dispositivos suficientemente maduros y los existentes no se espera que se fabriquen a gran escala al menos hasta el 2014.

Pensemos en lo disruptivas que podrían ser unas gafas, imaginemos posibles utilidades: caminas por la calle y superpuesto ves el mapa con la ruta a seguir para llegar a casa, te encuentras con un conocido, no recuerdas su nombre y aparece escrito en tu campo de visión sin que nadie más pueda verlo...

Si analizamos la rapidez con la que el iPhone y el iPad se han instalado en nuestras vidas podremos hacernos a la idea de lo rápido que podrían ser sustituidos por una tecnología superior.



NOTA:
Si revisamos la evolución del registro de patentes podemos apreciar el crecimiento del número de patentes inscritas en los últimos 125 años. En EEUU en el año 2011 se inscribieron el mismo número de patentes que los cinco primeros años de la década de 1970 o de la década de 1980 o en los tres primeros años de los 90 o los dos primeros del 2000.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada